Policiales

Minga Porã consternada por brutal feminicidio: Buscan a abogado y a su concubina como presuntos responsables

Investigadores policiales están tras los pasos del abogado Sesar Cristaldo Esquivel (así figura su nombre en la cédula de identidad) como supuesto autor del caso de feminicidio ocurrido el fin de semana pasado en la zona de Minga Porã, al norte de Alto Paraná. Igualmente, buscan a su concubina, de nombre Idelidia Talavera Santacruz, quien sería cómplice.

Resultó víctima fatal Rosa Agüero Martínez (36), quien habría sido asesinada entre la noche del sábado y madrugada del domingo pasados en un inmueble ubicado en el barrio San Francisco del referido municipio. Con relación al hecho, fue detenido inicialmente Marco Ortigoza Oliveira (34), quien de principal sospechoso pasó a ser testigo de la Fiscalía.

El cuerpo de la mujer, totalmente desnudo y con rastros visibles de brutales golpes, fue encontrado el martes pasado, a las 18:00 horas aproximadamente en la vivienda perteneciente a Cristaldo Esquivel. Presentaba rigidez cadavérica de al menos 30 horas, según el médico forense, Dr. Javier Brítez.

La fallecida tenía heridas cortopunzantes a la altura del tórax y rastros de golpes en las extremidades inferiores y la espalda, producidos presumiblemente con machete, según sospechan las autoridades policiales.

TENÍA TRES MUJERES

Según datos que investigan los policías, el profesional del derecho tenía supuestamente tres mujeres. La esposa, de quien estaba separado, y que también vive en el mismo inmueble.

La concubina Idelidia Talavera que está prófuga y la supuesta amante, quien es la ahora fallecida. Esta estaba con una hija de 2 años, quien es ahijada del supuesto autor y la primera esposa.

El sábado pasado fue el cumpleaños de Sesar Cristaldo, tanto él como su esposa de la que estaba separado, aunque convivía la mitad de la semana con ella, la concubina y la comadre coincidieron en su casa. De allí, fueron hasta la vivienda de Idelidia, donde ocurrió el brutal crimen.

Los investigadores confirmaron que el sujeto era conocido en el vecindario por ser violento y andar siempre armado. A propósito, en la madrugada del lunes los lugareños escucharon dos disparos de arma de fuego, aunque la víctima no acusó herida de bala. La misma fue salvajemente golpeada y murió presumiblemente varias horas después, cerca de la pequeña de 2 años, tras agonizar.

Los investigadores forzaron la puerta para entrar y encontraron el acondicionador de aire prendido, restos de sangre en una silla, las paredes y otros rincones, además de vestigios de haber sido limpiado el piso antes de ser abandonada la casa.

Últimas

Inicio