Policiales

Policía no encuentra al hermano del intendente de San Alberto buscado por abuso sexual en niños

A un mes y tres días de que el fiscal de Minga Porã, Edgar Benítez, ordenara la detención de  Rodrigo Ramírez López (36), tras abusar sexualmente de su propia hija de 3 años, la Policía Nacional sigue sin localizarlo.

Los vecinos de la ciudad de San Alberto, al norte de Alto Paraná, e encuentran indignados y es que el propio intendente reelecto Carlos Ramírez (ANR), protege a su hermano. Además, estaría negociando su presentación con el  propio fiscal.

Ramírez al estilo de su eterno líder, Ernesto Javier Zacarías Irún, maneja la Policía, Fiscalía y el Juzgado de San Alberto.

Su hermano, Rodrigo, ni siquiera habría abandonado el distrito, pero los agentes de la comisaría 13ª de la jurisdicción y los del Departamento de Investigación de Delitos no hacen absolutamente nada para detener al presunto pervertido.

E médico forense del Ministerio Público, Javier Brítez, y la psicóloga del Ministerio Público, licenciada Mirna Vallejos, confirmaron al fiscal de la causa que la niña de 3 añitos sufrió abuso sexual departe de su padre.    

El fiscal Benítez el 19 de octubre pasado, había ordenado la detención de Rodrigo. Hasta la fecha no fue cumplida por la Policía Nacional.

El abuso de la niña de 3 años habría ocurrido entre el jueves 14 y domingo 17 de octubre pasados, según la denuncia que obra en el Ministerio Público de Minga Porã.

El jueves 14 de octubre pasado, Rodrigo retiró a su hija. Recién el domingo a las 10:00 horas, volvió a entregarle a la madre.

La pequeña llorando llegó a la casa, según su progenitora. “No quería bajarse de la camioneta de su padre. Tenía la boca rota, estaba sangrando”, había señalado la madre  a periodista de TNPRESS.

Agregó que cuando aseó a su hija, se quejó de dolor en su parte íntima. Luego le confesó que su padre le había tocado, según la progenitora, cuya identidad mantenemos en reserva.

La madre ese domingo a la tarde radicó la denuncia ante la Fiscalía de Minga Porã. La víctima ya fue inspeccionada por un médico forense. Igualmente ya recibió atención de una psicóloga de la Fiscalía de Ciudad del Este.

La menor se encuentra muy afectada, según su madre.” No puede dormir. Tampoco quiere comer. Tiene mucho miedo”, había manifestado la progenitora a periodista de TNPRESS.   

Últimas

Inicio