Policiales

Policías del comando tripartito exigen US 5.000 para devolver una camioneta robada en Brasil

  • SE SABE DÓNDE ESTÁ LA CAMIONETA, SE SABE QUIÉN DE LOS “CABRITEROS” LA TIENE, PERO COMO VIENE EL DINERO, NO REALIZAN EL OPERATIVO.

La corrupción policial llegó a su punto límite en el Alto Paraná, que incluso mereció ya un tratamiento a nivel “internacional”. Este es el caso ocurrió en la semana, y denunciado por un agente de la Policía Federal a sus pares de Paraguay, pues según la acusación el representante del comando tripartito de la Policía Nacional, subcomisario Fernando Ruíz Díaz exigió el pago de 5 mil dólares para devolver una camioneta robada en Foz de Yguazú nada menos que a un profesional médico, hermano de un agente Federal del vecino país.

El citado oficial dice ser amigo personal del Ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, y se cree intocable.El pasado 10 de setiembre, Joao Campos de Britos, brasileño, 45 años, de profesión médico acudió hasta la oficina de la Policía Turística, ubicada en la zona primaria de la Aduana paraguaya, a denunciar que el robo de su camioneta.

El mismo mencionó que el día anterior le habían hurtado su vehículo de la marca Toyota, modelo Hilux, color plata, año 2.010, con placa NOS 6937. El afectado, en su denuncia aclara que cuando fue hasta la Policía Civil, de Foz de Yguazú a realizar su denuncia, y tras realizar el seguimiento pudieron confirmar que su vehículo ya había cruzado hacía territorio paraguayo razón por la cual había llegado hasta la unidad policial para también denunciar el caso.

Lógicamente los efectivos de la Policía Turística le tomaron la denuncia correspondiente y comunicaron el hecho al Ministerio Público. Hasta aquí todo el procedimiento era sin problema alguno.

Pero posteriormente la víctima, también acude hasta la oficina del Comando Tripartito que también está funcionando en la zona primaria. Acorde a los datos ahí es recibido por el jefe de dicha unidad administrativa, subcomisario Fernando Ruíz Díaz, a quien expone lo ocurrido con él.

El profesional médico se retira con la promesa de que su vehículo será buscado e incluso le mencionan, según la acusación que vía sistema de radio de la Policía Nacional ya habían impartido la captura correspondiente.Al día siguiente, según los datos el médico recibe la llamada vía whatsapp de una persona que se presentó como agente de la Policía Nacional, investigación de delitos, destinado al Comando Tripartito, mencionando que ya habían ubicado su camioneta.

El afectado muy contento respondió cual era el procedimiento a seguir para poder llevar de nuevo su camioneta al Brasil, es ahí donde supuestamente el subcomisario Ruíz Díaz le exige el pago de 5 mil dólares para poder devolverle su rodado, pues supuestamente ese era el monto que pedía un “cabritero”, es decir un reducidor de vehículos robados.

El médico responde que no tenía ese dinero, y rápidamente se comunica con su hermano es un agente de la Policía Federal y éste a través de otros camaradas llegan a hablar con otros agentes de la Policía Nacional paraguaya, denunciando el grave.

Ante esta situación, según los datos el subcomisario Ruíz Díaz, ofuscado por que le habían truncado su negocio y tras recibir una observación de parte de sus superiores, decidió no realizar el operativo, y hasta el momento la camioneta robada no pudo ser recuperada. Es más que evidente que el agente policial tiene conocimiento directo de donde está el vehículo robado y desde ese momento se convirtió en cómplice del “cabritero”.

Últimas

Inicio