Policiales

Caen detenidos tres “polibandis” por rapto y tentativa de homicidio de secretario de narco

Tres agentes del Departamento de Investigación de Delitos de la Policía de Alto Paraná fueron detenidos ayer al mediodía, con relación al rapto y tentativa de homicidio de Ronny Alex Benítez Ferreira (30). Los policías arrestados son: los suboficiales inspectores Diego Osvaldo Cáceres Benítez, oriundo de Pedro Juan Caballero (Amambay), Marcos Javier Méndez Villalba, nacido en Asunción y Suboficial de Policía, Carlos Acuña.


Anteriormente prestaban servicios en el Departamento de Eventos Deportivos de la Dirección de Policía de Alto Paraná, oficina intervenida el martes pasado por la fiscala del caso, Estela Marys Ramírez.
Los tres efectivos policiales que actualmente prestan servicios en el Departamento de Investigación de Delitos, fueron reconocidos por la víctima- a través de fotografías que se le fueron exhibidas- como integrantes de la gavilla que la raptó el lunes pasado, en Ciudad del Este.
Los “polibandis” habían actuado al servicio de traficantes de drogas de frontera, quienes estaban enojados con Benítez Ferreira por la “perdida” reiterativas de cargas de drogas.
ESCAPÓ
Ronny Alex Benítez Ferreira (30), residente en el km 8, 5, lado Monday, de Ciudad del Este, fue denunciado como desaparecido el lunes último, y el martes 09:30 horas apareció sano y salvo en una estancia de la localidad de Tavapy, no muy lejos de donde su automóvil BMW fue hallado totalmente quemado.
Tras liberarse y correr por su vida, Benítez Ferreira, acusó directamente a tres agentes de la Policía Nacional como los que le raptaron, esposaron e incluso quisieron matarlo, pero él se arrojó del vehículo en movimiento de sus captores y se ocultó bajo el puente que cruza sobre el río Monday, sobre la ruta PY06.
El caso es bastante confuso, pero la fiscal Estela Mary Ramírez dijo que sí está confirmado que ese mismo lunes del rapto, el joven logró escapar de sus captores al lanzarse de un vehículo en movimiento sobre el puente que cruza sobre el río Monday y se lanzó a al agua en la zona de Tavapy. Allí supuestamente sus captores dispararon a matarlo pero afortunadamente las balas no lo llegaron a alcanzar.
Como lo empezaron a buscar, él se escondió entre las vigas del puente y permaneció allí hasta la mañana del martes. Luego salió y fue hasta una granja ubicada en las inmediaciones donde pidió prestado un teléfono y se comunicó con su madre.
TRASFONDO
Según la Policía, el trasfondo del caso caratulado por el Ministerio Público como “Homicidio doloso en grado de tentativa”, sería el narcotráfico. Supuestamente, el joven habitualmente viaja a la zona de Pedro Juan Caballero, departamento de Amambay, de donde solía traer mercaderías y las llevaba a Foz de Yguazú-Brasil. En las últimas semanas supuestamente se le “perdió” las mercaderías en dos oportunidades y el dueño de estas habría ordenado el secuestro, la ejecución de Benítez Ferreira y la quema del rodado BMW que la víctima acababa de comprar.

Últimas

Inicio